EUROPA ANTES Y DESPUES DEL SIGLO XV

 

                                                                            Situación europea en el siglo XV y Expansionismo Ultramarino

Antes de la llegada de la modernidad, Europa se encontraba muy fragmentada políticamente, aunque con un sentido de unidad bajo el cristianismo. A esta sociedad la dividía su sistema de poder político (los feudos), pero los unía una misma fe. Por ello es que es propicio hablar de un particularismo feudal y de un universalismo cultural y religioso, heredado de la iglesia.     

            Recordemos que durante la Cristiandad medieval, un mismo territorio podía estar dividido en varios “feudos” o fracciones de tierras más pequeñas, las cuales estaban a cargo de un señor feudal. El señor feudal, dueño de la tierra, tenía sus propios campos y siempre estaba próximo a las aldeas, las cuales estaban habitadas por campesinos, los cuales debían trabajar sus pequeñas tierras y sacar de ahí para su subsistencia. Parte de esa producción debía ser entregada al señor feudal y en ocasiones debían trabajar las tierras del mismo.

            Al mismo tiempo el señor feudal podía dividir su tierra en otros pequeños feudos, los cuales eran entregados a otros señores feudales (con menos poder), llamados VASALLOS. El propósito era que estos vasallos fueran leales al señor feudal en caso de guerra, ayudando a formar ejércitos pequeños.

            Estas relaciones ejercidas durante la cristiandad, estaban caracterizadas por estar ligadas fundamentalmente al honor, la fidelidad y la confianza reciproca entre los hombres. Esta costumbre fue transmitida por los pueblos barbaros y fue bautizada por la iglesia con su doctrina de comunidad eclesial. “Las relaciones de hombre a hombre se fundan en una noción de fidelidad que implica la seguridad de la protección y la seguridad del vasallaje”.  

            Esta enorme fragmentación del poder político, provoco un debilitamiento muy fuerte del poder de los reyes. Esta situación comienza a cambiar a partir del advenimiento de la modernidad, la cual empieza a fortalecer el poder de los reyes, quienes encuentran en la “burguesía” un nuevo aliado.     

Europa se encuentra en una nueva situación a partir de los siglos XIV Y XV, por un lado está el nuevo esquema de poder político, que lleva a la concentración del poder en manos del rey, dejando atrás al antiguo sistema de fragmentación política y por el otro la aparición de un nuevo protagonista “el Burgués”. Este nuevo participe comienza a percibir los beneficios de la unificación, al aparecer una moneda única y al desaparecer los peajes, lo cual ayuda al intercambio comercial y a las actividades financieras. El burgués también va a dejar de lado la mentalidad de la cristiandad, convirtiéndose en un hombre antropocéntrico e inmanente, que camina hacia el individualismo, produciéndose así la “Primera ruptura con la Cristiandad”.

Los reyes van a acumular el poder político y van a empezar a dar forma a los nuevos Estados Modernos. Van a ayudar a configurar sus características, dotando a los mismos de un territorio bien delimitado e integrado, van a eliminar de a poco el sistema feudal e introducen una organización y una administración basada en:

·         LA BUROCRACIA,

·         EL SISTEMA DIPLOMÁTICO,

·         LA CREACIÓN DE EJÉRCITOS PERMANENTES Y QUE RESPONDAN AL REY,

·         Y FINALMENTE CREANDO SÍMBOLOS PARA PODER INTEGRAR A LAS NACIONES, TALES COMO LAS BANDERAS Y LOS ESCUDOS.  

 

Durante este periodo fueron formándose nuevos estados como por ejemplo:

·         Portugal

·         Inglaterra

·         Francia

·         Península itálica (fragmentada en diversos territorios independientes)

·         Sacro Imperio Romano Germánico (Alemania, Suiza, Austria y Países Bajos) Compuesto por diversos principados,              ducados y ciudades independientes.

·       España (integrada por cuatro reinos, los cuales van a unificarse en el siglo XV, buscando una unidad territorial y cultural fundadas en una misma mentalidad: la de la Cristiandad y en la fuerte convicción cristiana de sus reyes).  

 

La expansión ultramarina de Europa

 

En el marco de las transformaciones del siglo XV y los cambios en la manera de pensar el mundo y la sociedad, varios reinos europeos se lanzaron a una nueva aventura. Los viajes de exploración marítima. En esas exploraciones se conocieron nuevas rutas comerciales, nuevos productos y nuevas personas, pero sobre todo, se descubrió un continente: América.

Los conocimientos geográficos de los europeos a comienzos de la modernidad eran escasos. América, la Antártida y Australia eran continentes completamente desconocidos, de África apenas se habían explorado sus costas mediterráneas.

Asia era conocida gracias a las Cruzadas y a los viajes de Marco Polo, pero se ignoraba completamente que se podía llegar a ella bordeando la costa de África y mucho menos por el cabo de Hornos.      

Era evidente que con la organización de los nuevos estados, Europa deseaba salir de sus territorios y expandirse vía marítima. Los estados modernos buscaban mejores y más rutas marítimas para comerciar y para incrementar sus territorios y así ganar superioridad frente a otras naciones de Europa.

A partir del siglo XV, los portugueses se adelantaron en el Atlántico realizando importantes descubrimientos. Bajo el auspicio de rey, se fundó una escuela de náutica al sudoeste del país, donde reunió a sabios de la astronomía, de la geografía y a marinos para aumentar conocimientos sobre la navegación. La tarea dio sus frutos descubriendo así territorios como: las islas Azores (cerca de España), el Río Oro en África, fue ocupada Guinea, se recorrieron las costas de África y se descubrió el Cabo de Buena Esperanza al sur de África.

Fue así como los portugueses realizaron descubrimientos de suma importancia y aportaron nuevos conocimientos geográficos preparando el camino para la gran empresa de Cristóbal Colón.

© 2017 tusapuntesdehistoria.org - Argentina.