ESPAÑA DEL DESCUBRIMIENTO SIGLO XV 

OBJETIVOS DE LA CORONA ESPAÑOLA AL UNIFICAR EL TERRITORIO

 

      Desde el año 711, España comprometió su esfuerzo nacional en reconquistar el territorio patrio que había caído en poder de los árabes.

     

A mediados del siglo XV –después de ochocientos años de lucha-, la península ibérica se hallaba dividida en cuatro reinos cristianos: Aragón, Castilla, Navarra y Portugal, cada uno de los cuales tenía sus propias instituciones políticas y administrativas. Solo quedaba en poder de los moros el reino de Granada, reducida extensión territorial que rodeaba a la ciudad homónima.

     Surgieron entonces dos monarcas llamados a desempeñar un papel preponderante en la historia de España, no solamente por la importancia de los planes políticos que concibieron, sino también por la firmeza y decisión con que los llevaron a cabo.

     En efecto, ISABEL DE CASTILLA Y FERNANDO DE ARAGÓN contrajeron matrimonio en 1469, a pesar de la oposición de parte de la nobleza, sellando así la unión definitiva de esos dos reinos en una sola corona, tal como se concretó con CARLOS I, nieto de ambos. Esa fecha marca, por lo mismo la transformación de España en el primer ESTADO moderno de Europa, mediante el logro de la unificación territorial, política, religiosa y administrativa.    

       Uno de los objetivos principales de los reyes católicos fue la expulsión definitiva de los moros con la reconquista del reino de Granada: el 2 de enero de 1492, las armas españolas entraron en dicha ciudad poniendo fin a la multisecular dominación de los árabes.

       Ambos monarcas continuaron gobernando personalmente sus respectivos reinos, pero es evidente que tanto Fernando como Isabel coincidían en el mismo ideal: reafirmar cada vez más la autoridad real para crear un Estado poderoso que asegurara la paz general y el bien común de los súbditos.

CARACTERÍSTICAS DE LA ESPAÑA DEL DESCUBRIMIENTO

      El siglo XV podemos considerarlo una época en que toda Europa estaba recibiendo los vientos de la cosmovisión moderna. Sus reyes, sus instituciones, el arte, la literatura, la ciencia habían comenzado a impregnarse de una mentalidad antropocéntrica e inmanente.

    Pero había un reino, España, que cerraba sus puertas a esa nueva cosmovisión. Quiso la providencia que sus reyes, Fernando de Aragón e Isabel de Castilla fuesen personas de firmes convicciones cristianas, que con una mentalidad teocéntrica y trascendente estuvieron dispuestos a luchar contra todos aquellos cambios de la mentalidad moderan que pusieran en peligro en su reino, la Cristiandad.

 

    Así se entregaron a la gran tarea de unificar España en un solo gran reino, fortaleciendo así la unidad política y religiosa, transformando a la península en un Estado poderoso.

    En pleno desarrollo de su obra de gobierno, los reyes católicos y España se verán sorprendidos por el descubrimiento de América, que fue tomada como un compromiso personal de los reyes para evangelizar las nuevas tierras y darles a sus habitantes, los aborígenes, la dignidad de verdaderos hijos de Dios.  

ORGANIZACIÓN DEL GOBIERNO ESPAÑOL:

   Al igual que le resto de los monarcas europeos, los Reyes Católicos tendieron a una centralización del poder real, siempre con miras al bien común. Isabel y Fernando gobernaban con la ayuda de un Consejo Real integrado por representantes de la nobleza, la burguesía y las clases populares, funcionaba a manera de órgano consultivo. De una gran trascendencia fueron las Cortes, instituciones formadas por la nobleza, el clero y la burguesía, que se reunían a pedido de los Reyes para tratar temas de gran importancia. Fueron ellas las que el impulso necesario a las grandes reformas económicas iniciadas por los monarcas, consistentes en la disminución de los privilegios económicos de la nobleza y en un saneamiento general de la economía lo que permitió grandes avances en esta área.

   A nivel municipal existían los Cabildos que eran los encargados de la defensa de los intereses locales. Los jefes de familia elegían a las autoridades políticas, judiciales y militares de cada localidad. En los cabildos los funcionarios más importantes eran los alcaldes ordinarios, encargados de administrar justicia criminal y civil en primera instancia.

© 2017 tusapuntesdehistoria.org - Argentina.